ESPEJO EN 1808. FRANCISCO LONGA Y GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

ESPEJO 1808

Espejo aquel año era un pueblo tranquilo que ni se imaginaba lo que le tocaría pasar en los años siguientes. Sus muchas propiedades eran explotadas por el Concejo. Las agrícolas eran dedicadas al cultivo de trigo, base de la alimentación de aquella época, y que también servía como dinero pues con trigo se pagaba según hemos podido constatar al médico, al maestro, al cirujano….También se socorría a los necesitados a través de la Cofradía de la Vera Cruz que existía entonces. El pueblo tenía sus almacenes y trojes donde guardar el trigo. La siembra y recogida de la cosecha se realizaba mediante veredas entre todos los vecinos. En las cuentas del pueblo de Espejo se ven separadamente por una parte “Cargo de Trigo”, estos es los ingresos obtenidos por lo recogido, y por otra parte “Data de Trigo”, estos es en que se había gastado en el trigo recogido. Las propiedades inmuebles eran entonces, aparte de la Casa Concejo que actualmente conocemos, y donde se ubicaba también la Escuela de Niños, una casa carnicería y una casa taberna. Tanto la carne como el vino eran competencia concejil. La casa carnicería se arrendaba y correspondía al Concejo determinar la carne que se debería de traer, la calidad de la misma, así como el mantenimiento, cuidado y vigilancia de las pesas para que el arrendatario carnicero no engañara a los vecinos en el peso. Por supuesto como propietario, el Concejo asumía el mantenimiento y cuidado de la casa. Esta casa carnicería se ubicaba junto al actual puente de La Mota, según vamos a su derecha, entre la cava del río y el actual camino que nos lleva al Txiringuito. Sabemos por vecinos del pueblo que esta casa estaba en ruinas a comienzos del siglo XX, y sus piedras fueron aprovechadas para otra construcción sobre 1.940.Por cierto en aquella época no se pesaba en kilos como ahora sino en libras.

La casa taberna era atendida por una persona a servicio del Concejo al que se le pagaba por desmenuzar el vino. Éste se traía en pellejos. Los pellejos eran normalmente de macho cabrío, los mejores de entre 30 y 35 kilos de peso, y se obtenían pellejos u odres con una capacidad actual de unos 80 litros, o lo que es lo mismo 5 cántaras, medida la cántara que también existía en aquellos años. El tabernero contratado debía desmenuzar el vino contenido en aquellos pellejos en medidas inferiores y que eran, en primer lugar como hemos dicho la cántara. La cántara contenía 8 azumbres. Su equivalente actual es de 2 litros aproximados por azumbre. Una azumbre se dividía en dos media azumbre y esta media azumbre en “quartillos”, que así se escribía entonces. A fin de año el tabernero debía de dar cuentas de lo recaudado por la venta y entregarlo a la caja del Concejo. Era costumbre y obligación agasajar a los visitantes con vino, y así las cuentas del Concejo de Espejo, cuando se daban anualmente, empezaban con el gasto de vino habido en el año y el motivo. En Espejo se regalaba o convidaba, esta era la expresión que se utilizaba entonces, y según hemos podido ver en las cuentas de aquellos años, a los Pastores por el día de Reyes, a los mozos del pueblo en su día, a los vecinos que acudían a las romerías de Angosto, Mellera y Nuestra Señora de Vallejo, a los regidores, alguaciles y otras autoridades de otros pueblos cuando venían por encargos a Espejo, a los pobres que transitaban, así como a los presos que iban de justicia en justicia hasta llegar a su destino. También era obligado convidar a vino a los vecinos cuando había veredas, cuando se velaba a los muertos, y en tantas ocasiones que dichos gastos en azumbres de vino nos sirve para la crónica de la estancia en Espejo tanto de las fuerzas francesas como de las guerrilleras.

Por aquellos años el pueblo de Espejo procedió a la colocación en la Iglesia de su reloj, joya que hoy podemos ver expuesto a la entrada de la misma para orgullo de sus vecinos y regocijo de sus visitantes. El mismo fue contratado al maestro relojero de Berantevilla, Carlos de Perea, y su costo total de 2.100 reales, fue pagado en diversos plazos en los años siguientes. Estuvo en funcionamiento hasta 1.988, en que se cambió por el actual.

La fisonomía de Espejo, empezaba a ser la actual que conocemos. En 1.774 se acabó la construcción de la actual carretera de Pancorbo a Bilbao, y el tramo que pasaba por Espejo, quedó afectado en forma que ya no pasaría por el pueblo por la actual calle Saturnina Salazar, junto a su iglesia, y pasando el puente de La Mota iría hacia Villanañe por la actual parcelaria. La carretera omitió su paso por el interior del pueblo y continuar recta por donde hoy la conocemos. Eso hizo que los espejeños, dedicados tantos siglos a acoger en sus fondas a los arrieros que tanto transitaban esta carretera, empezaran a expandir y construir sus casas por la actual carretera de Bilbao que hoy conocemos.


Por los libros de reparto de alcabalas sabemos qué tipo de impuestos se pagaban en el propio pueblo a la Junta: Quatropea; Raíz, Mesones y Tiendas. Estos impuestos se pagaban anualmente en tres veces que denominaban primer, segundo y último tercio de alcabala. El impuesto de quatropea se pagaba por la compraventa de animales cuadrúpedos y corría a cargo del vendedor. Encontramos también que los cambios de animales también tributaban. Entre los animales encontramos: machos, mulas, bueyes y caballos. Se pagaba un real por cada animal vendido o cambiado. El impuesto llamado Raíz cobraba por la compra de bienes inmuebles: terrenos y casas, pero desconocemos la fórmula que aplicaban para su cobro y los hay de muy diversas cantidades. Los mesones y tiendas debían de tributar por su actividad. Los mesones tributaban todos la misma cantidad. En este período hemos podido constar el pago de 8 reales cada tercio de alcabala. Las tiendas debían de pagar en función de su tamaño o actividad pues los pagos van desde 2 reales a 7 reales cada tercio de alcabala cada tienda. El Concejo de Espejo estaba presidido por su Junta (Xunta se escribía entonces) y constaba de dos Regidores y un Procurador Síndico. El Procurador equivaldría hoy al actual fiel de fechos. Las elecciones de estos cargos estaba reglamentada por los Alcaldes del Valle en un auto al pueblo de Espejo del 24 de Diciembre de 1.785 por el que se regulaba la forma de elegirlos dadas las disputas que había continuamente entre los vecinos. La fórmula nos sorprende pues no se realiza de forma como la actual que todos pueden votar y ser votados. Extractamos el auto dado al respecto: “Que congregado el Concejo en el día y sitio asignado para el efecto, su Procurador Síndico actual y el que lo fue en el año próximo pasado, salgan y se retiren de él, teniendo presente lo que ba prevenido y que a su empleo incumbe por la utilidad común, nombren dos solos electores cada uno en su respectivo estado, el suio, y estos procedido el devido juramento que deverán prestar ante los Regidores, a una con el Procurador actual, en abiación de empates, vajo del que tiene hecho de mirar por el mejor estar del común y buen recaudo de sus propios, retirados en sala o sitio separado hagan dicha elección de Regidores y Síndico Procurador, guardando huecos y parentescos, y como corresponde; y se tendrá por electo en el oficio aquel que de los tres votos tubiese dos; y en caso de que dichos tres botantes estén dispersos y sus votos recaygan sobre otros tantos individuos, se excluirá de la elección el menor en edad,y quien le votó, deverá dar su voto precisamente en uno de los votados por los otros electores; bien entendido que lo que se ha dicho de huecos y parentescos, se entenderá tener aquéllos, haviendo mediado dos años sin haber obtenido cualquiera de los dichos oficios y que carece de estos, todo el que no fuese pariente dentro del quarto grado de los electores; y restituidos que sean , estos del Concejo, publicarán la elección, se les juramentará y posesionará a los electores en sus respectibos empleos y se anotará en los Libros del Concejo; en los que a sus Ordenanzas, para que en lo sucesibo conste, se entenderá decreto, o insertará tanto de este auto, por el que con fuerza de definitibo, sin hacer condonación de costas asó lo decretaron, mandaron y firmaron, como el que se haga saver en público concejo a fin de que en la próxima elección se de principio a su obserbancia y les conste de su tenor, para cuyo efecto atendiendo a entrar ya mañana en vacaciones , se avilita qualquiera día de ellos, en el lugar de Villanueba de dicho Real Valle a veinte y quatro días del mes de Diciembre de mil setecientos ochenta y cinco años de que yo el escribano doy fe. Licenciado Don Juan Josef de Angulo; Domingo Martínez de Murga (Ambos era los alcaldes ordinarios del Valle); ante mí Vicente Antonio de Anucibay”.

Pues bien esta era la normativa que regía entonces para la elección de los cargos de Regidores y Procurador Síndico cada año. Cuando dice el auto que nombren dos personas cada uno en su respectivo estado, se refiere que una persona o vecino debería ser Hijosdalgo y la otra Pechero o común. El hijosdalgo estaba exento de impuesto y el Pechero era el que debía correr con el pago de los mismos.

Pero también había otros dos cargos más en el pueblo entonces: El Justicia y el Ministro. El Justicia era la persona que administraba la Justicia y hacía cumplir la misma. Se encargaba de la custodia de presos y otros tipo de personas como pobres, soldados,etc… que iban de Justicia en Justicia, es decir de un pueblo a otro custodiado o guiado por el justicia de cada pueblo hasta el siguiente. También era la persona encargada de los embargos y todo lo relativo al cumplimiento de causas judiciales. Su elección era democrática entre los vecinos del pueblo y la misma se celebraba el primer día de cada año y su duración por el periodo anual. Es el antecedente del actual Juez de Paz. El Ministro era lo que hoy conocemos como el alguacil y aparte de realizar las convocatorias a Concejo era la persona encargada también de acompañar al Justicia cuando realizaba su labor, y los Regidores en gestiones por el pueblo.