Despoblados y mortuorios en valdegovia

También fueron Valdegobía : Despoblados y mortuorios.


Poco podemos imaginar que según entramos a Valdegobía desde Vitoria, frente al cruce de entrada a Tuesta, y donde se halla el almacén de butano de nuestro popular Ciru, se encontraba el pueblo de Pobajas o también denominado Paubalias, justo en el límite de la jurisdicción de Tuesta con Alcedo.

Este y otros muchos ya olvidados también formaron parte de la historia de Valdegobía, y cuyo recuerdo se mantiene gracias a escritos y libros de investigación, que yo llamo de la memoria, y entre ellos los escritos por personas de nuestro Valle como Saturnino Ruiz de Loízaga, natural de Tuesta y que todavía nos visita, y Vidal Fernández de Palomares, natural de Guinea, fallecido en 1.997.

En la actualidad tenemos presentes los pueblos de Villamardones y Ribera, dentro del Parque Natural de Valderejo, en ruinas, despoblados y que dentro de muchos años también formarán parte de la memoria de los pueblos que hubo en este nuestro valle.

Siguiendo por los alrededores de Tuesta, existió otro poblado llamado Villaseca, junto al camino que va de Alcedo a Salinas. El nombre no se sabe si le vino de alguna razzia que la asoló como a Tuesta o de su fuente, tan pobre en agua que muchas veces ni tiene.

En las cercanías de Barrio, tuvimos Berbeia, donde se hallan excavados unos castros de la época romana que la naturaleza va recuperando para sí y están a punto de ser cubiertos por la vegetación. En este poblado hubo un importante castillo en lo alto de su peña, desde donde se domina Valdegobía, recomendado una excursión montañera a este hermoso lugar en especial partiendo desde el Alto el Llano entre Espejo y Barrio, camino de Batxikabo.

Precisamente entre Barrio y Batxikabo estuvo el pueblo de Tijuenzo, que se despobló en el siglo XIII. Hoy son montones de piedra cubiertas por maleza entre un espeso bosque de encinas. Desde aquí podemos llegarnos luego a Petrás y ver el lugar donde supuestamente se apareció la Virgen.

Entre Barrio y Berguenda se encontraba el poblado de Moschosa.

Entre Barrio y Villanañe estuvo la importante ciudad romana de Medropio, arrasada por los Alanos en el año 438. Hoy es un cerro roturado completamente.

Bioti o Gottel estaba situado cerca de Quejo, y curiosamente en 1.351 se hallaba poblado mientras Quejo estaba yermo. Al sureste de Quejo, término de las Encinillas, a unos 300 metros al sur del camino a Nograro, casi a mitad del trayecto es donde se ubicaba estaba localidad de la que se conservan las ruinas de Santa María de Vioti y cuya imagen se conservó en Quejo hasta el siglo pasado, y muchos vecinos han conocido.


Cerca de Nograro estuvo Villa Faiolas o Hayuelas, sitio de hayas, encontrando en la actualidad un pueblo con el nombre de Ayuelas a escasos kilómetros de Miranda de Ebro. También se encontró cerca de Nograro, Villa San Vicente.


Ya en los alrededores de Villanueva de Valdegobía, que para diferenciarla del resto de Villanuevas peninsulares, los escribanos la denominaron primero Villanueva de Flumenciello (Omecillo), luego como Villanueva de Gurendez, y más reciente su denominación actual, aparecen despoblados como Menorvilla, así como el poblado de Villapún, a 750 metros al nordeste, en el Encinar, dirección Caranca, donde mana una fuente. También existió Rivo de Ciela, junto al río llamado Ciella o arroyo de San Martín que baja de la Jugadera y sigue por el poniente del Pico de San Pedro y desemboca en el Omecillo en Villanueva.

Villagalindez que estaba yerma ya en 1.175 se ubicaba entre Mioma y Basabe

A un kilómetro de Tobillas, dirección nordeste, estuvo Villamanca, con su famosa ermita de San Pedro y San Pablo .

Al Oeste de Quintanilla, estuvo Santa Cruz y no muy lejos de San Martín de Pruna. Entre Quintanilla y Bóveda se ubicó Pando. Y al norte de Quintanilla, se situó Villalta, junto a Fuente Fresno en el término de Villadesis, conocidos en la actualidad por los lugareños.

Y para lo último he querido dejar una de las joyas de Valdegobía, gran desconocida por muchos de nosotros: Los Castros de Lastra, identificada por algunos historiadores como la antigua Uxama Barca, capital de los Autrigones, y que otros identifican con la actual Osma. Sin querer entrar en polémica para lo que no me considero experto, sí quiero recomendar a todo el mundo una excursión a este precioso lugar, bien desde el pueblo de Caranca, que puede resultar un poco dura si no se está acostumbrado a marchas montañeras, bien en plan paseo suave desde la Venta de Burguillos, estando éste camino bien señalizado. Podremos contemplar sus tumbas, sus enterramientos, e imaginar sus defensas, sus casas, su iglesia, su despensa,….