1814 ESPEJO: FIN DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

AÑO 1.814 FIN DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

Fueron Regidores este último año de la Guerra de la Independencia, Clemente de Corquera y José de la Valle y Procurador Román de Pinedo.

La guerra tocaba a su fin y esto empieza a notarse también en la vida del pueblo y en sus cuentas.

FernandoVII fue liberado por los franceses, se le concedió el pasaporte el 7 de Marzo y salió de Valencay el día 14, y entró en España, por Figueras el día 22 de Marzo de aquel 1.814.

Ese día fue celebrado en Espejo: “4 azumbres de vino que se les dio a los mozos la tarde y noche que hicieron la salva a la venida de nuestro monarca Fernando Séptimo”

La tirantez entre los pueblos de Valdegovía por culpa de esta guerra estaba en el ambiente y por un pleito con los de Tuesta a cuenta de la ocupación de unos terrenos en el término de La Dehesa por el que ambos pueblos creían tener derecho a su uso nos legan nuestros antecesores el siguiente gasto: “4 azumbres de vino que se gastaron el día que salimos a fuerza con los de Tuesta”. Hay constancia de que los de Tuesta pretendieron cultivar estos terrenos sobre los que Espejo tenía derechos de pastos y los perderían si se cultivasen, por lo que los de Espejo ante la afrenta salieron a fuerza contra los de Tuesta.

La distensión se empezaba a notar en la vida del pueblo y se recuperan fiestas, romerías y tradiciones que hoy están perdidas:

- “14 azumbres de vino que se gastaron en el refresco que se les dio a los vecinos la tarde de San Antonio y 1 azumbre y medio dado a los mozos en dicho día” - “ azumbres ymedio que se llevaron a la rogación de Angosto” - “ 16 reales gastados en cera y limosnas en el Santuario de Nuestra Señora de Angosto” - “3 azumbres que se les dieron a los mozos la noche de todos los santos por tocar a las ánimas”

Se recuperó también la costumbre de honrar a el Salvador volviendo a traer para ello a predicadores al efecto que ensalzaban la vida religiosa y que marcaban entonces el camino de buena conducta a seguir por los habitantes de Espejo:

- “ 16 reales a Simón de Salinas por que dio su caballería para hir a por el religioso a Errera” - “80 reales pagadosa dicho religioso” - “20 reales que se hizo de gasto el religioso y caballería en casa de Gregorio Solorzano” - “30 reales pagados a los religiosos franciscanos por los sermones de San Salvador”

El Monasterio de Herrera, actualmente conocido como Yermo Camaldulense de Nuestra Señora de Herrera, se encuentra situado en los Montes Obarenes, en el término de Herrera, municipio de Miranda de Ebro. Está próximo a las fronteras con La Rioja y Álava, y se sitúa a 11 km al sureste de Miranda y a 16 km al noroeste de Haro. Perteneció jurisdiccionalmente a Haro hasta que en una de las divisiones provinciales quedó asociada a la provincia de Burgos. Se trata del único monasterio regido por la orden Camaldulense en España. Los cistercienses lo habitaron hasta 1835, cuando a causa de la desamortización de Mendizábal debieron abandonarlo. Hasta allí iban nuestros vecinos para traer religiosos que dieran empaque a los sermones.

En cuanto a los franciscanos estos residirían ya en el pueblo en lo que hoy conocemos como Casa Grande en la Plaza y que fue su residencia durante muchos años. No sólo se les pagaba en metálico sino también en especie: “Media fanega a nuestro Padre San Francisco de limosna”

La elección del Justicia del pueblo volvió a celebrarse por lo grande el día de su elección el primero de año y de paso celebrar el año nuevo también: “28 azumbres el día de año nuevo en el nombramiento del Justicia”

Suponemos que los chavales volvieron a la Escuela, ya que la misma estuvo dedicada a otros menesteres: “40 reales que ha pagado Benigno Muñoz el tiempo que ocupó la Esquela con la Sal”

Había tiempo ya para volver a la rivalidad entre los mozos de los pueblos señal de que las preocupaciones por la guerra iban desapareciendo y volvían problemas cotidianos: “3 azumbres de vino que se han gastado con la Junta de Villamaderne que vino hacer un requerimiento sobre los mozos que no riñiesen”

Los pueblos vecinos debían haber pagado ya sus suministros que debían a Espejo, ya que este 1.814 sólo encontramos ingresos por parte de Villanueva:

- “245 reales de Villanueva a quenta de mayor cantidad que nos está debiendo” - “100 reales de Villanueva a quenta de mayor cantidad que nos está debiendo”

Nuevos negocios se establecieron en el pueblo por vecinos o personas que decidieron quedarse ya en él definitivamente:

- “83 reales de cinco vecindades que han pagado Juan de Salcedo, Bautista Alexandre, Apolinario de Tobalina, Sebastíán Martínez, y Gregorio Solorzano a razón de 16 reales y medio cada uno”

Gregorio Solorzano estableció en Espejo fonda, y Juan de Salcedo de sargento de las tropas de Longa pasó también a tener fonda en Espejo.

El precio del trigo bajó y el Concejo tuvo un ingreso de “1.290 reales del importe de las 26 fanegas y media de Trigo vendidas a 49 reales y quartillo”

Ese año recuperó la cantidad de “506 reales del importe de 8 fanegas y 2 celemines vendidos a 62 reales los que reintegraron a este Pueblo el Señor Campo, como Comisionado de Vienes Nacionales por haberlos sacados injustamente de este Pueblo”

Ese año de 1.814 Espejo no necesitó vender ninguno de los pocos terrenos que aún le quedaban, sino que el Concejo pudo recomprar sus edificios emblemáticos vendidos durante los años anteriores por culpa de esa guerra como su Casa Carnicería, su Casa Concejo y su Molino, y se pusieron manos a la obra para restaurarles y darles nuevamente el uso adecuado a ello. La actividad económica volvía también a su cauce y los tejeros reiniciaban su trabajo:

- “ 2 azumbres que se llevaron a Villanueva para convidar a los tejeros” - “2 azumbres que se gastaron con los que trajeron la teja y los que ayudaron a descargar y entrarla” - “2 azumbres gastados con los peones que bajaron la teja al molino” - “un azumbre y medio con los oficiales que retejaron el Molino, Casa Concejo y Carnecería” - “1 azumbre con los tejeros quando vinieron a por el dinero del millar de tejas” - “166 reales pagados a Molinillo y su hijo por jornales de retejar el molino y demás casas del pueblo” - “140 reales a los tejeros por un millar de tejas”

Pero no solo se retejó los edificios sino también hubo que instalar cerrojos y ante la falta entonces de herrero en Espejo hubo que recurrir al de Bergüenda:

- “14 reales al errero de Bergüenda por las cerrajas de los trojes”

Las trojes eran los lugares o locales donde se guardaban o almacenaba los granos de trigo principalmente.

El aprovechamiento de la leña fue reglado a favor de los panaderos del pueblo:

- “70 reales que han pagado los obligados de la panadería por la licencia de cortar leña en la jurisdicción”.

También fue el momento de actualizar los datos para el pago de los impuestos:

- “20 reales que se gastaron con las personar que formaron la Estadística de propiedades y fábricas”

Constatamos la buena marcha de la economía del Concejo porque por primera vez en estos años de guerra encontramos pagos para el Ministro del pueblo:

- “2 azumbres cobrando el trigo para el Ministro y los Pastores” - “6 azumbres que han importado los quartillos que ha gastado el Ministro en todo el año por avisos por el pueblo a Concejo”

Del buen aprovechamiento de los terrenos iba a depender la evolución de sus vecinos en cuanto a su alimentación y había que estar vigilantes para evitar pérdidas:

- “20 reales ingresados con los que se multó a unos brigadas por pastorear su ganado sin licencia de la Junta” - “12 reales de un castigo a unos de Cárcamo por el daño que hicieron unas Yegues en los panes”

También las desgracias o males se cebaron ese año en Espejo.

Por una parte nos encontramos con que en Espejo hubo la enfermedad de la rabia. Lo deducimos del siguiente asiento:

“100 reales que se le dieron al Saludador de Poza y su acompañado incluido el gasto”

Los saludadores fueron unos peculiares personajes en España desde la Edad Media y cuyo oficio era supuestamente el de sanar a las personas afectadas por la enfermedad de la rabia, ya serían personas o animales. Contaban con la confianza y aplauso de la gente e incluso de las autoridades como vemos en este caso en Espejo.

Si acudimos al Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, éste lo define como “Embaucador que se dedica a curar o precaver la rabia u otros males con el aliento, la saliva y ciertas deprecaciones y fórmulas”. Proveniente del latín salutator-oris, etimológicamente saludador es aquel que restaura la salud. El vocablo, hoy en desuso, se refería tiempo atrás en España para designar a ciertos personajes asimilados a curanderos que, aplicando saliva, usando determinadas preces y echando el aliento sanaban supuestamente a los afectados por la enfermedad de la rabia o hidrofobia, ya fueran personas o animales. Los saludadores no sólo proclamaban sus habilidades para sanar los mordidos por animales rabiosos sino que ampliaban sus servicios a luchar contra otros padecimientos o contagios e incluso a preservar las cosechas y librar las poblaciones y sus ganados de las alimañas. (Tomado de un artículo de Pedro A. Poza Tejedor, Licenciado en Veterinaria).

Quizá tenga que ver esta enfermedad de la rabia con otro hecho acaecido ese año de 1.814 en Espejo como debió ser que se quemara la casa que habitaba el médico según hemos entendido de los siguientes asientos:

- “Un azumbre y medio de vino que se les dio a las personas que estubieron cuidando los vienes del Médico una noche” - “3 azumbres y medio que se gastaron con las personas que se ocuparon para componer la Casa de Concejo para que viviera el médico”


La solución de vivir el médico en la Casa de Concejo fue una medida provisional:

- “4 azumbres que se han gastado con los oficiales y peones componiendo la casa de Bitorino Gabilondo para abitaciòn del Médico” - “9 reales gastados en la casa de Bitorino Gabilondo para abitación del Médico, a saber de yeso, porte de traerlo, jornales a oficiales y media fanega de cal”

La presencia de la tropa militar no es ya tan constante y permanente como años anteriores:

- “2 azumbres el 18 de Enero con las personas que acompañaron para dar cumplimiento a la tropa inglesa” - “2 azumbres día 1 de Marzo dando surtido a la tropa del Batallón de Castilla que hizo noche en este Pueblo y se ocuparon varias personas a este efecto” - “2 azumbres el día 8 de Marzo dando cumplimiento a la mucha tropa y iciendo una pesquisa” - “1 azumbre gastados el 20 de Agosto dando cumplimiento a la mucha tropa alojada en el Pueblo” - “3 azumbres la noche del 23 de Octubre con motivo de dar surtido a la mucha tropa alojada”.

También hay gastos relativos a soldados pero que volvían ya a su casa con motivo del fin de la guerra:

- “1 azumbre de vino que se les dio a unos soldados de Mina que hiban para su casas” - “ 1 azumbre que se les dio de limosna a unos soldados que hiban con licencias para sus casas” - “8 reales que le dimos a un carromatero que se llevó un oficial y su maleta y se hizo el vagaje”

Esta poca presencia ya de la tropa hace que Espejo no sufra tantas contribuciones para suministros sino las más habituales ya para Vitoria o para el Valle:

- “1 Azumbre cobrando una contribución a 3 reales por cada vecino para el punto de Subijana” - “3 azumbres en varios días cobrando una contribución de 6 reales y 24 maravedíes por cada vecino” - “3 azumbres hiciendo y cobrando un memorial de 10 reales cada vecino, se cobró en dos veces, para pagar la paga en Vitoria” - “1.030 reales pagados al Mayordomo del Valle de un escote de 13 reales y medio por cada pagador y medio de etapa, dos del mensual y quatro para la Conducción de Trenes de Guerra en Vitoria lo qual se pagó con el importe del terreno que compró Juan de Salcedo sobre El Soto”.

No pensemos según este gasto para la Conducción de Trenes en el tren actual que conocemos que no llegó a Vitoria hasta 1.864, sino que en aquellos años Tren de Guerra se llamaba a la forma de transportar los cañones y armas de artillería. Eran llevados en un armón a avantrén tirados por caballos, mientras que los soldados se desplazaban a pie, excepto los conductores de los caballos. Este avantrén o armón era una estructura triangular de madera que incluía un par de ruedas unidas a una lanza de tiro. Este avantrén portaba cajas de municiones y respetos, lo que le permitía una disponibilidad inmediata para entrar en combate.

Se ultimaron también ese año los últimos actos administrativos para intentar recuperar el dinero gastado en suministros en los años anteriores:

- “3 azumbres que se gastaron con las personas nombradas que tomaron las cuentas para remitir a Vitoria por lo suministrado sin bueno declarando por separado la Tropa de qué Cuerpo era”

Y para terminar con esta historia de la Guerra de la Independencia en Espejo, indicar que nuevamente Espejo se volcó con los pobres que pasaban por el pueblo:

- “9 reales que se le dieron a Juan del Vado por transitar un pobre con el carro” - “3 reales al mismo por limosna” - “4 reales que se les dio a dos pobres tullidos que hiban de Justicia en Justicia” - “6 quartillos de vino que se han dado de limosna en todo el año a los pobres que han llegado”

Pero no todos los forasteros o pobres eran bienvenidos:

- “12 reales que le dimos a un vagadero para que siquiese adelante”

Termino esta pequeña historia de la vida de Espejo transcribiendo un resumen que conservamos en el archivo del pueblo:

“En el lugar de Espejo deseosos todos sus vecinos de hacer y liquidar quentas entre los dichos, sus Abitantes y algunos forasteror de todo lo perteneciente a subministros y otros afrontos que con motibo de las circunstancias de la guerra tanto con las Tropas Españolas, como enemigas, se han ocasionado. Y para que dicha quenta se verifique con la mayor solemnidad y acierto, tubieron a bien los Señoresde la Xunta y Vecinos nombrar para su execucion cuatro Personas de sus vecinos que los son Miguel Ruiz de Loizaga, Francisco Xabier Uriarte, Antonio Ruiz de la Illa, y Benigno Martínez a quienes seles entregaron los Documentos que acreditaban dichos suministros y aprontos desde la última quenta echapor Miguel Ruiz de Loizaga y Benigno Martínez reunidos con vecinos en nuebe de Julio el año de mil ochocientos y diez hasta fin del añode mil ochocientos catorce. Hasimismo teniendo presente el expresado Concejo que en las razones presentadas por los regidores no constase todo lo entregado por los vecinos y otros particulares para los dichos subministros se nos confirió hamplia comisión para que acada individuo se le reciviese declaración con testigos y acreditado que fuese, se les pase en esta quenta; Y en cumplimiento de nuestro encargo confesamos los dichos nombrados haber procedido con elmejor cierto deque resulta deverseles acada individuo las partidas que se hallan colocadas en su casilla.

Que en atención a los precios asignados correspondientes a el año de mil ochocientos y diez son los siguientes: cebada ha veinte reales, Habena a veinte reales, Paxa a un real la arroba y Gallinas a seis reales. Por lo correspondiente a los demás años hasta esta fecha el trigo a setenta y dosreales fanega, Cebada y Maiz a cuarenta y ocho reales, Abena a treinta y seis reales, Libra de Pan o Arina a real la libra, Gallinas a ocho reales,Paxa a un real la arroba.Y todo lo demás con arreglo a sus tasaciones a excepción de los Bueyes y Caballerias perdidas en bagajes que se les rebaja el diez por ciento y los caballos sacados por los Voluntarios con pérdida de setenta y siete medios por ciento según lo habonado por el Valle a lo que nos remitemos.”

A continuación se detalla vecino por vecino, pagador por pagador, sus suministros y el alcance de su cuenta.

Dichos alcances favorables a cada vecino les fueron satisfechos por el Concejo de Espejo a cada uno de ellos en años sucesivos terminando de abonar los mismos el día 17 de Noviembre de 1.819, cinco años después de terminada la maldita guerra.

Cada año se conservan los pagos realizados a cada vecino o suministrador con su firma de recibí.